piccole (grandi)cose, sin ninguna importancia.

 

amilo

Rodaron mucho, tanto que ya estaban casi acostumbrados al vacío de sus días. Ninguno supo porqué, pero toparon por casualidad. Después de observarle con ese cariño que viene espontáneo, ese que viene de las vísceras, ella cometió la torpeza de tenderle la mano, desde la seguridad y el convencimiento que él pasaría de largo, como tantas veces la había ocurrido. Él, sin embargo, cayó en el tremendo error de mirarla colgándose de sus ojos con su mirada de niño, rozarla dulcemente y dársela, aún a sabiendas que, a pesar de todo, nunca podrían llegar así a ninguna parte.

(Girovagarono molto, tanto che ormai erano  abituati al vuoto delle loro giornate. Nessuno seppero perché, ma s’incontrarono per caso. Dopo di osservarli con questo affetto che viene spontaneo, questo que arriva dalle viscere, lei commise lo sbaglio di stendere la sua mano, dalla sicurezza e la certezza che lui avessi tirato dritto, come tante volte le aveva ormai accaduto. Lui, nonostante, comisse il tremendo errore di guardarla appendendosi dei suoi occhi con il suo sguardo bambino, sfiorarla dolcemente e stringersila, anche apposta che, malgrado tutto, non avrebbero mai potuto arrivare così da nessuna parte).

(Texto y traducción. María J. De la Cruz)

(ph. Amiko Li)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: